bechamel cazuela cuchara

La salsa bechamel es una receta más que popular en nuestra gastronomía. Y es que, ¿cuántas veces habéis oído hablar de ella en vuestra casa?

Nosotros recordamos con cariño cómo nuestra madre siempre le hacía la siguiente pregunta (que seguro también os resultará familiar) a nuestra abuela:

  • ¿Mamá, y cómo hago para que la bechamel no tenga grumos?

Poco a poco, comprendimos que esta cuestión nos iba a acompañar durante algunos años más hasta que conseguimos dar con la clave. Ahora, tras investigar en nuestro laboratorio de manera exhaustiva y conseguir casi un doctorado en este tema, podemos afirmar que sabemos cómo se hace la bechamel perfecta.

¿Quieres aprender cómo se prepara la salsa bechamel de una manera fácil y rápida? En el siguiente post te contamos todos los trucos…

¿Cómo preparar salsa bechamel?

La salsa de bechamel es una de las salsas más versátiles de la cocina española. Podemos darle infinitos usos y la gran mayoría de ellos serían acertados. Por si no lo sabíais, esta preparación funciona muy bien como relleno de croquetas, cobertura de verduras para gratinar (por ejemplo, coliflor o calabacín) o acompañamiento de la mayor parte de los platos de pasta. Uno de sus usos más extendidos es emplearla como cobertura de canelones o lasaña, que después gratinaremos al horno.

Además, la preparación de la salsa bechamel es bastante sencilla, os adelantamos que su éxito dependerá directamente de las proporciones de sus ingredientes y del cocinado de la harina, especialmente en una de sus fases. Por eso, es muy importante que apuntéis todos los consejos y trucos que os detallaremos más adelante para conseguir una bechamel fácil y rápida y con un sabor delicioso.

Bechamel: ingredientes

Para obtener, aproximadamente 400 ml de salsa bechamel necesitaremos estos ingredientes:

  • 500 ml de leche (a poder ser semidesnatada).
  • 40 gramos de mantequilla (2 cucharadas soperas grandes).
  • 40 gramos de harina (2 cucharadas soperas grandes).
  • Nuez moscada (al gusto).
  • Pimienta (al gusto).
  • Sal (al gusto).

Como veis, la receta de la salsa bechamel se elabora a partir de 3 ingredientes principales: leche, mantequilla y harina, que posteriormente sazonaremos con la nuez moscada, pimienta y sal.

Para aquellos que piensen que la bechamel lleva huevo (no es la primera vez que nos lo preguntan), la respuesta es NO. Si se lo hechas a tu mezcla, tendríamos otro tipo de crema, pero no una bechamel tradicional.

Receta de bechamel fácil

Para conseguir una bechamel ligera, debemos realizar los siguientes pasos:

  1. En primer lugar, calentamos en un cazo los 500ml de leche y lo apartaremos del fuego cuando la leche comience a hervir. Reservamos.

*Importante: una de las claves para obtener una bechamel sin grumos es que la leche esté caliente a la hora de incorporarla a la mezcla de harina y mantequilla que vamos a ver a continuación.

  1. En otra sartén o cazo, añadiremos las 2 cucharas de mantequilla y calentaremos a fuego lento hasta que la mantequilla esté totalmente derretida. Esto nos llevará aproximadamente 1 minuto.
  2. A continuación, agregaremos las 2 cucharadas de harina y moveremos, con ayuda de unas varillas para que estos dos elementos se integren sin problemas.

*Importante: Debemos mover la mezcla alrededor de 3 minutos. De esta manera, la harina se cocinará y no tendrá un sabor crudo. Algo que marcará, el sabor final de nuestra salsa bechamel.

Os recomendamos que retiréis la mezcla del fuego, cuando empecéis a ver que la harina está tostada y tiene un color dorado. Vuestra nariz también percibirá que el olor comienza a cambiar.

  1. El siguiente paso es añadir la leche templada que teníamos reservada. De esta manera conseguiremos que nuestra bechamel no tenga grumos. Podemos agregar la leche de manera progresiva o del tirón, como vosotros prefiráis. Lo que es realmente importante para evitar los grumos es que no esté fría. Batimos en círculos con ayuda de las varillas durante aproximadamente 4-5 minutos. Hasta que la crema haya espesado.
  2. Un minuto antes de retirar nuestra salsa bechamel del fuego, debemos incorporar la pizca de nuez moscada (podéis rallarla directamente), la pimienta y la pizca de sal, siempre al gusto.
  3. Sabremos que nuestra bechamel tiene la textura que buscamos cuando al levantar las varillas, éstas no goteen, sino que se desprenda un hilo.

salsa bechamel sin grumos

  1. Por último, verteremos nuestra salsa bechamel en un recipiente de cristal y reservamos hasta que queramos consumirla.

Si queremos conservar nuestra salsa bechamel, simplemente tendremos que taparla con papel film (pegado directamente sobre la propia salsa). Así conseguiremos que nuestra salsa no tenga costra cuando la vayamos a utilizar la próxima vez.

¿Has visto lo fácil que es conseguir una salsa bechamel fácil rápida y sin grumos? Seguro que la receta de salsa bechamel casera te ha parecido más fácil de lo que inicialmente podrías imaginar. ¿A qué sí?

¿Cómo preparar bechamel sin grumos? Trucos prácticos

Recordad que si queremos que nuestra salsa bechamel no tenga grumos, debemos seguir estas dos recomendaciones:

  • Hay que tostar bien la harina. Este ingrediente debe cocinarse bien, ya que si no le dedicamos el tiempo necesario le dará un sabor crudo a la bechamel y además intensificará la aparición de grumos. Por eso, es recomendable cocinarlo hasta que adquiera un color dorado y nuestra pituitaria nos indique que huele a cocinado.
  • Echar la leche caliente. Tras calentar la mezcla de harina y mantequilla, incorporaremos la leche caliente para formal la bechamel. Muy importante que esta leche esté caliente o templada y nunca fría.

¿Cómo hacer bechamel para croquetas?

La receta de bechamel tan fácil de la que os hemos hablado anteriormente es la perfecta para utilizar como cobertura de lasaña, canelones, o coliflor para gratinar más tarde. Sin embargo, si queremos hacer bechamel para croquetas las cantidades de harina variarán según os contamos a continuación:

  • Utilizaremos también 500ml de leche, pero 3 cucharadas de harina en lugar de 2 y mantendremos las 2 cucharadas de mantequilla.

De esta manera, nuestra bechamel tendrá una consistencia más espesa.

En el caso de que queramos elaborar croquetas de jamón con cebollita, el proceso de elaboración será prácticamente el mismo, simplemente tras derretirse la mantequilla, pocharemos sobre ella la cebolla y posteriormente añadiremos el jamón en taquitos. Por último, añadiremos la harina y el resto del procedimiento será exactamente el mismo que líneas arriba.

croquetas plato arriba

Recetas con bechamel

Recetas con bechamel

Si ya has aprendido cómo se hace la salsa bechamel y buscas aplicaciones prácticas de esta salsa, te proponemos las siguientes ideas:

  • Croquetas con bechamel: las puedes hacer de pollo, jamón, bacalao, carabineros, etc.
  • Coliflor gratinada con bechamel: una buena manera de que los más pequeños de la casa coman verduras.
  • Lasaña o canelones con bechamel: tras finalizar el plato, lo cubriremos con bechamel y más tarde lo gratinaremos.
  • Espinacas con bechamel.
  • Huevos rellenos con bechamel.

 

Si tienes alguna otra idea de recetas con bechamel, o tu forma de hacer bechamel es distinta a la nuestra, te invitamos a compartirlo con nosotros. ¡Nos encanta recibir nuevas ideas!

Productos relacionados: