Los bizcochos son unos de los dulces a los que frecuentemente recurrimos los amantes de la repostería cuando buscamos preparar un postre rico, sencillo, barato y que no ensucie mucho nuestra cocina. De hecho, las recetas de sus diversas variantes destacan por ser consultadas en Internet por millones de usuari@s cada día.

Podéis consultar nuestra receta de bizcocho de manzana aquí.

¿Qué hace del bizcocho un dulce tan exitoso? Pues son varios factores:

  1. Se pueden degustar en diferentes momentos del día

En desayunos y meriendas como acompañamiento del café, pero también como postre tras una buena comida (si los acompañamos con una bola de helado ya sería de 10).

  1. Su elaboración es muy fácil

Muy recomendado para cocineros amateurs. También si quieres iniciar a tus hijos de una manera sencilla y lúdica en el mundo de la cocina, los bizcochos son una excelente opción para que los más pequeños de la casa den sus primeros pasos en este apasionante mundo. Seguro que les divierte y mostrarán más interés por todas las tareas que se desarrollen en la cocina.

  1. Ingredientes básicos y accesibles

Harina, huevos, azúcar, aceite, yogur y levadura. Estos son los 6 ingredientes imprescindibles de incorporar en cualquier bizcocho que se precie. Como veis, se trata de ingredientes típicos de una cocina tradicional y que podemos encontrar en el supermercado sin mucho esfuerzo.

  1. Varillas de batir y horno (o microondas)

Son los únicos dos utensilios que necesitaremos para cocinar el bizcocho. Cuántas veces he escuchado a amigos decir: no tengo horno en casa o me tengo que comprar una batidora…pues bien, para elaborar esta receta solo necesitaremos estas herramientas.

Tras esta introducción, hoy hablaremos de nuestra particular receta de bizcocho (con nuestras medidas que hemos aprendido a través del método de prueba y error). Por lo que si sigues estas medidas al pie de la letra, la elaboración de este dulce no implica una mayor complicación.

¿Eres más de bizcochos tradicionales o te gustan más si son de chocolate? Si has dudado en tu respuesta y te gustan ambas combinaciones, en el post de hoy compartimos contigo la receta que siempre has estado buscando: bizcocho cebra o pastel cebra.

Receta fácil del bizcocho cebra o pastel cebra

También conocido como bizcocho veteado por su disposición de capas sencillas (amarillas) con capas de chocolate, este postre tiene una apariencia que deslumbrará en cualquier mesa. Además, su sabor es delicioso. Seguid paso a paso nuestra receta del bizcocho cebra y no quedarán ni las migas…queda garantizado.

Ingredientes para hacer el bizcocho cebra o zebra cake

  • 5 huevos
  • 300 gramos de azúcar
  • 320 gramos de harina
  • 150 gramos de yogurt natural
  • 150 ml de aceite de oliva (sabor suave)
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 3-4 cucharadas soperas de cacao en polvo
  • Mantequilla o aceite de oliva para embadurnar el molde

 

¿Cómo hacer el bizcocho de cebra paso a paso?

Antes de nada, pondremos a precalentar el horno a 180º (calor arriba y abajo).

Una vez que hayamos dispuesto todos los ingredientes encima de la encimera de nuestra cocina, comenzaremos la preparación de nuestro bizcocho de cebra cuyo objetivo es que además de rico nos quede esponjoso.

En primer lugar, partiremos en un bol el contenido de los 5 huevos, separándolos cuidadosamente de su cáscara y asegurándonos de que no cae ningún residuo dentro del recipiente.

Junto a los huevos, añadiremos los 300 gramos de azúcar y el vasito de aceite de oliva (150 ml) y comenzaremos a batir la mezcla con ayuda de unas varillas hasta que ésta doble su volumen (nosotros utilizamos la batidora de varillas, pero si no la tienes puedes hacerlo con las varillas de mano sin problemas).

A continuación, incorporaremos a la mezcla resultante harina (320 gramos), el sobre de levadura y una cucharadita de extracto de vainilla. Batiremos de nuevo todos los ingredientes hasta que quede una textura similar a la de un puré. Es imprescindible que la mezcla no nos quede demasiado líquida, ya que es señal de que no hemos calculado bien las medidas y el bizcocho no nos quedará con la textura deseada.

Para conseguir que nuestro bizcocho veteado alterne capas simples con las de chocolate, dividiremos la mezcla obtenida anteriormente en dos recipientes; uno permanecerá exactamente igual, pero a la otra mezcla le añadiremos 3-4 cucharadas de cacao en polvo y mezclaremos de nuevo. Con esto conseguiremos darle el sabor a la capa de chocolate.

Procederemos a continuación a engrasar el molde que vamos a utilizar como base de nuestro bizcocho con aceite de oliva o mantequilla (nosotros lo hacemos siempre con aceite de oliva), así conseguiremos que al desmoldar nuestro pastel cebra no se rompa.

Por último, con ayuda de un cazo iremos vertiendo en el molde primero dos cucharadas de mezcla simple, luego añadiremos otras dos cucharadas con mezcla de chocolate, superponiendo unas sobre otras. Repetiremos este proceso sucesivamente hasta que se nos acaben ambas mezclas.

Cuando tengamos el molde lleno, lo introduciremos en el horno y mantendremos la misma temperatura inicial (180º calor arriba y abajo) durante 30 minutos. Para comprobar que nuestro bizcocho está hecho, tan sólo tendremos que picarlo con un tenedor y si éste sale limpio, será el indicador de que nuestro bizcocho ya está listo.

Por último, ya solo nos queda desmoldarlo y emplatarlo. Algunas ideas de acompañamiento pueden ser frutas, nosotros lo hemos combinado con unas cerezas.

También puede ser una gran idea prepararlo junto a una bola de helado buen fresquito para paliar estas temperaturas. ¡Seguro que haremos una buena digestión!

Esperamos que la receta de hoy os haya gustado. Ya sabéis, si tenéis dudas, sugerencias o queréis compartir con nosotros vuestra receta, os invitamos a que nos dejéis un comentario.

¡Buen provecho!